Carreteras Manchadas
Carreteras Manchadas

Carreteras Manchadas

Este fin de semana, nos hemos enterado de una lamentable noticia, una noticia que ha enlutado el futbol san martinence, que ha conmocionado a propios y extraños y, que nos ha dejado una serie de dudas y de pasajes reflexivos sobre el sentido de la vida, así como sobre lo frágil que es la misma.

Un trágico accidente automovilístico, el choque frontal entre un bus interprovincial y un auto, ha dejado como saldo a 6 fallecidos y un herido (de momento aún hospitalizado); de estos 6 fallecidos, 5 de ellos eran adolescentes, miembros de la liga de menores del Club Deportivo Unión Comercio; 05 promesas del futbol, que probablemente hoy sigan marcando sus goles allá en la eternidad, allá en dónde Peredo les está relatando sus jugadas, allá en dónde los otros 12 del bus en Rodríguez de Mendoza (accidente del 2018), los han esperado con ansias para una pichanguita de bienvenida.

Perdonen el atrevimiento pero, a estas alturas “del partido”, ya no importa si se identifica o no a los responsables, ya no importa si se determina que el accidente fue por exceso de velocidad o por invasión de carril, no importa si el club se quiere hacer responsable (de algo que siempre fue su responsabilidad), no importa si el seguro de ambas empresas son las que van a cubrir los gastos de sepelio y las indemnizaciones a los deudos, no importa si los trámites en la morgue fueron rápidos o lentos; la verdad nada de eso importa, porque nada de eso nos devolverá la vida de estos 5 muchachos, nada de esto nos devolverá la emoción de gritar sus goles o de gritarlos por un mal pase, nada de esto nos devolverá la emoción de verlos en una final o de verlos ingresar a la profesional, nada de esto nos devolverá los sueños que apenas y estaban empezando a construir.

Este lamentable accidente, nos debe llamar a la reflexión, pero a una reflexión real y no sólo momentánea; a diario, escucho quejas de que los conductores, de las diversas empresas de autos y combis, manejan como si anduvieran con “la bicicleta” encima; es cierto que más de uno comete un sinnúmero de imprudencias: avanzan en curva, se pasan los límites de velocidad, no respetan a los peatones, corren como locos (incluso con las carreteras mojadas) y, hacen todo esto porque se confían en sus “años de experiencia” o porque creen que “eso es la onda” o simplemente por ganar un turno para una nueva ruta; ¿se puede solucionar? Claro, si tenemos a pasajeros más críticos y exigentes con que se respete las normas de tránsito (para ello es necesario saber algo de las mismas –al menos las elementales- y, no estar apurados –porque a veces son los pasajeros quienes exigen velocidad-); si tenemos a directivos y agencias más drásticas con sus sanciones a los conductores que excedan la velocidad, se podría quizás implementar un monitoreo con GPS para ello; estableciendo horarios de salida, cosa que así no andan correteando para ganar turno. Pero, también pensemos en los buses, tráileres, camiones y todos esos vehículos “grandes”, quienes muchas veces, por el hecho de ser “grandes” sus conductores manejan como sea, total “se les debe respetar”; espero y de verdad tomemos conciencia en ello.

Ahora pues, haremos un pequeño relato de lo que pudo haber sido, una de las tantas jugadas de estos muchachos…

Esto se define en sólo dos minutos señores, sí, sólo dos minutos nos separan del pitazo final del partido… viene Luis por la izquierda, hace un driblen elegante, ajá qué bonita jugada, le hace un pase largo para Alejo; Alejo la toma, la para, avanza por la derecha, se acerca al arco… el tiempo corre, el tiempo no se detiene, ya sólo nos queda un minuto; Jhunior se acerca para salvar el juego, toma el balón y pasa uno, pasa dos, pasa tres señores… una tahuampa se siente en la cancha, estos son unos cracks del balón; tira un pase alto para William, cabeza, pechito y pies, combinación perfecta para pensar en el centro, centra la pelota y la pasa a Daniel… 30 segundos señores, 30 segundos y estamos a quizás un solo tiro del pitazo final; la gente se emociona, las tribunas se ponen del pie, se escucha la pandilla, la hinchada está emocionada, el estadio está a punto de reventar, se escuchan ya los cuetones, esto es una fiesta… Daniel toma la pelota, la centra bonito patea y… GOOOOOOOOOOOOOOOOL, gol, gol, gol, gol, gooooool, Gol de Luis, Gol de Alejo, Gol de Jhunior, Gol de William, Gol de Daniel que la remató con ese tiro de gracia… eso es coordinación señores, eso es jugar limpio, eso es amor a la camiseta, esto es un verdadero espectáculo de futbol… GOOOOOOOOOOOOOOOOOOOOL y nos vamos hasta el cielo

Simplemente KAJOVEPI
#Cafecito_Caliente

239 visitas totales, 2 visitas de hoy

Publicaciones relacionadas

Comentarios de Facebook

665,186 visitas totales, 2,409 visitas de hoy