En Modo Chihuán

En Modo Chihuán

En Modo Chihuán

Bueno, les contaré que desde hace ya un buen tiempo he querido escribir esta columna, pero, cada vez que lo intentaba hacer, siempre se aparecía algo nuevo y entonces a guardar lo pensado para escribir sobre el tema “de la semana”; ahora bien, no es que ésta semana no tengamos “tema para comentar” y entonces estoy sacando a “la vieja confiable”, no, pasa que he considerado por oportuno hacerlo; en fin, ya no le demos más vueltas al asunto y, vayamos al punto que ahora nos convoca.

Desde que la congresista Leyla Chihuan declaró ante un medio de comunicación nacional, vía teléfono, que –el sueldo que recibe como congresista no le alcanza para el estilo de vida que ella lleva- nació un nuevo término en nuestro lenguaje coloquial. Entonces, cada vez que alguien usa el término “estoy Chihuan”, significa que –no tiene recursos económicos suficientes para algo en particular- vale decir que está “misio” o “aguja”; sin embargo, puedo sospechar que Leyla no lo dijo con esas intenciones, imagínate tú, ganar más de S/. 15 000.00 mensuales y, a afirmar que aun así estas misio, ello es algo inconcebible; considero que es necesario analizar toda la frase para saber, a ciencia cierta, que es lo que realmente quiso decir.

Se dice que una de las normas de la administración indica que –a mayor ingreso, mayor egreso­- dicho de otra forma, mientras más dinero tengamos en nuestro bolsillo generaremos más gastos; entonces, no es que Leyla esté “misia”, no, de hecho creo que nunca lo estuvo, pasa que se ha acostumbrado a un estilo de vida, probablemente desordenado, y, en consecuencia, el sueldo le va a ser insuficiente, y si acaso llegase a ganar más de lo que ahora gana, igual le seguirá siendo insuficiente, ¿cómo ya vuelta? la cosa es bastante sencilla.

Imaginemos a Margarita, como una ciudadana común y silvestre, cuya remuneración mensual es de S/. 930.00 soles (para empezar), entonces ella se proyecta con ese ingreso a diferentes gastos, gastos que van a ir en consecuencia con lo que gana. Margarita de pronto sale al supermercado y antes de comprarse un detergente de marca “x” se compra uno de marca “y”, la razón fundamental para esa decisión no es la calidad del producto ni nada por el estilo, es, la diferencia de precios entre uno y otro; digamos que ella también quiere darse un gustito y decide salir a pasear llega la hora de almuerzo, entra a un chifa y pide lo que hay en la carta del “menú del día” antes que un “plato extraordinario” por la misma razón, diferencia de precios; ella también quiere ir al cine, entonces decide que lo hará el lunes antes que el jueves, la película será la misma pero los costos de las entradas serán distintas; ella quiere comprarse ropa nueva, decide pues, ir “al mercado” antes que a “una boutique” que vende ropa de marca; el otro día tuvo un dolor de cabeza bárbaro, compró pues, un medicamento “genérico” antes que uno “comercial”; y cosas por el estilo, ello en función al sueldo que recibe mensualmente, aunque éste no le alcance para su ritmo de vida.

Luego de algún tiempo en el trabajo, Margarita ha demostrado ser una excelente colaboradora, sus jefes se han propuesto entonces promoverla de puesto, ello como reconocimiento a sus aportes; ahora es la jefa de su sector, en consecuencia su remuneración mensual pasa de S/. 930.00 a S/. 1500.00, con ese nuevo ingreso ¿qué creen que pasará? Pues sí, pasa lo que generalmente pasa en este tipo de casos; ahora Margarita se puede dar el lujo de comprarse ese detergente de marca “x”, que aunque es igual al de su marca de siempre, éste tiene una presentación más chick; sale con sus amigas a pasear, va al mismo chifa de siempre pero, ahora se atreve a pedir ese “plato extraordinario” e incluso se ofrece a invitar el almuerzo, total es necesario celebrar el ascenso; ahora, una de las razones para decidir ¿cuándo ir al cine?, ya no está en función del precio de las entradas, sino en ¿cuándo van a estrenar la nueva peli de Leonardo DiCaprio?; eso de ir al mercado a regatear precio por una blusa simpática, eso ya pasó de moda, ahora sí puede comprar en la boutique, la calidad del producto quizás sea el mismo pero, eso no importa, importa en donde lo compró; su nuevo puesto, le ha traído consigo una serie de preocupaciones, en consecuencia, tiene un dolor de cabeza bárbaro, va a la botica y ya no compra el genérico, no, ese no hace efecto rápido, compra ese comercial, ese que en cuanto lo compras ya te pasó el dolor, ese que viene con membranas especiales y saborizantes de frutas exóticas. Llega fin de mes y, Margarita afirma que, pese a ganar más, igual no le alcanza para su ritmo de vida.

Pasa con hombres y pasa con mujeres, la pregunta es ¿será que Margarita está “aguja” o “misia”? o ¿será que Margarita ha incrementado sus gastos?; esto sin considerar que en algún momento determinado algún banco le dará una “tarjeta de crédito”, y, es probable que la use para comprar algo que quizás no necesite pero, que de todas manera lo quiera comprar porque o está a la moda o simplemente es una monada, esa compra traerá consigo cuotas mensuales que, sumado a su “nuevo estilo de vida”, le va a seguir pareciendo asfixiante e insuficiente, viéndose obligada a buscar un nuevo puesto de trabajo en donde “gane un poquito más” para suplir todos sus gastos, aunque lo más probable es que siga pasando lo mismo.

Ahora ¿está mal optar por esos lujos?, en mi opinión diría que no, de hecho, si usted quiere hacerlo, usted es libre de hacerlo pero, sí me atrevería a preguntar ¿por qué cambiar de estilo de vida, a causa de unos cuantos soles de más? ¿no podemos seguir teniendo el mismo estilo de vida, austera pero sin exageraciones, independientemente de lo que ganemos? Podría decir, nuevamente según mi opinión, que el término estoy Chihuan, no puede usarse para referirnos a que no tenemos dinero suficiente para algo, yo lo usaría más para indicar mira, esa persona tiene suficientes recursos económicos pero, no los sabe administrar. Y, si una de las leyes de la administración te dice que –a mayores ingresos, mayores egresos-, yo podría refutarlo con una ley que me enseñó mi abuelita –debemos guardar pan para mayo-

Simplemente KAJOVEPI
#Cafecito_Caliente

220 visitas totales, 1 visitas de hoy

Publicaciones relacionadas

Comentarios de Facebook

484,417 visitas totales, 399 visitas de hoy