En Modo Out
En Modo Out

En Modo Out

El viajar te trae consigo una serie de experiencias, alegres, tristes, riesgosas, para aprender, en fin; y, siento que cada una de ellas (las experiencias) es particular. Mi tío siempre dice –podrás ir mil veces al mismo lugar pero ningún viaje es igual, cada vez es distinto, siempre cambia algo-; bueno en mi último viaje (por cierto, era la primera vez que visitaba ese lugar), unos “amigos” amablemente me pidieron unas cosas que necesitaban, como quiera que el poner resistencia, no era una opción viable, decidí darles esas cosas (que son recuperables) y mantener mi vida e integridad física (que no es recuperable); entre las diversas cosas que se llevaron, se llevaron mi celular (ahora ya saben por qué no respondo ni las llamadas, ni el whatsapp, ni los correos electrónicos; y tampoco hago publicaciones “chambonas” de dónde es que estoy).

Sí, se llevaron esta herramienta de trabajo con una infinidad de fotos, algunas interesantes y envidiables, y otras nada profesionales; se llevaron mi correo y otro tipo de información; lo curioso es que éste era un celular ya viejo, que fue el boom tecnológico, allá por el año 2016 pero, ahora ya estaba pidiendo reposición, la pantalla ya se me recalentaba y a veces se quedaba con un fade negro completo, la batería no duraba lo suficiente (sólo horas), la memoria interna no soportaba las actualizaciones; lo que se rescataba era su cámara que era muy buena pero, que la frontal también ya estaba de capa caída; y ahora que ya está bloqueado, no sé si podrán rescatar algo de ese equipo.

Ese celular, al cual inicialmente no le daba mucha importancia, en los últimos meses me estaba esclavizando; sí, no podía “hacer nada” sin ese equipo, se había convertido en mi agenda, mi alarma, mi cámara fotográfica, en mi acompañante de viajes y de comidas, en mi confidente, en pocas palabras, había ocupado un lugar que no le merece; es curioso que yo acepte esta realidad, pese a que en más de una ocasión, me he declarado en un enemigo de la tecnología móvil; es curioso que afirme que últimamente era mi acompañante en las comidas (más aún si comía solo), cuando yo era el primero en protestar cuando uno de mis invitados(as) sacaba su celular en plena conversa o cuando estábamos tomando un café (si una de mis amigas logra leer esta columna, o se debe estar riendo o debe estar enojada al recordar los “escándalos” que le hacía, cuando comíamos juntos y se le ocurría sacar su celular para darle una ojeada; aunque también es probable que sutilmente se recuerde una frase “el karma existe”); no puedo creer que ese celular haya ocupado tanto espacio en mi vida, al punto tal que si antes de ir a dormir me sonaba un “mensaje del whatsapp”, de inmediato iba a chequearlo y me entretenía en él, retrasando así mi sueño por una media hora y a veces hasta dos horas o algo así (y pensar que antes me burlaba de mi hermano por contestar su celular en su dormido)…

Este incidente me trajo a la memoria un relato testimonial de mi gran amigo y cantautor colombiano, Santiago Benavides, quien al momento de hacer el lanzamiento del videoclip oficial de su tema “modo vida” indicaba que la letra de esa canción salió luego de una discusión que tuvo con su esposa por culpa del celular; resulta que su esposa le estaba comentando algo y Santiago andaba muy perdido en su celular, la esposa se molestó y pues Santiago aprendió que el celular no lo es todo.

Definitivamente el celular nos ha convertido en personajes frívolos en la vida real pero súper sociales en la vida digital; y somos perfectos poetas al publicar los versos robados de Mario Benedetti; o somos unos excelentes chefs al compartir los tips y secretos de Gastón Acurio; quien mejor que nosotros, para saber del clima, si le ponemos nuestra confianza a las predicciones del Facebook; las noticias son mejor en memes antes que serias; y ahora en mucho más fácil y rápido viralizar un video “chistoso” antes que una simple gripa estacional.

Es necesario repensar ¿qué lugar ocupa el celular en tu vida? yo lo estoy haciendo y de momento la reflexión va bien, es cierto que necesito un nuevo equipo y de hecho que lo voy a comprar, quizás mi reto momentáneo será ¿cuándo es que lo compro?; por ahora, les dejo parte de la letra de esa canción de la que les hablé:

<<…pon tu celular en modo amigo, en modo amor, en modo hermano, en modo hijo; si no quieres quedar sin batería, pon tu celular en modo VIDA…>>

Simplemente KAJOVEPI
#Cafecito_Caliente

 

145 visitas totales, 1 visitas de hoy

Publicaciones relacionadas

Comentarios de Facebook

484,428 visitas totales, 410 visitas de hoy